La Alameda de Hércules está considerada el jardín público más antiguo de Europa. Se construyó sobre la Laguna de la Feria, una zona pantanosa al ser el antiguo brazo del río, en el año 1574. En esta fecha el Conde de Barajas, Francisco Zapata de Cisneros, drenó con acequias estos terrenos donde se iba a construir la alameda, que normalmente eran pantanosos (por las frecuentes crecidas del río), los pobló con hileras de árboles frondosos y los adornó con estatuas y bellas fuentes que surtían a la población con agua procedente de la Fuente del Arzobispo. Nombró a un alguacil que lo vigilara; encomendando el riego y limpieza a los aguadores que vendían el agua de gran calidad de las fuentes.
Uno de sus extremos los adornó en 1578 con dos columnas sacadas de la calle Mármoles y encontrados durante unas excavaciones para restaurar una vivienda, sobre ellas se colocaron dos esculturas, de Julio César (fundador histórico de Híspalis, Felipe II) y Hércules (mítico fundador de la ciudad, Carlos V), obras ambas de Diego de Pesquera.