Las calles de Sevilla muestran tres mil años de Historia, ciudad piropeada y alabada por todos los visitantes que se acercan a ella ya que sacia sus cinco sentidos pues es un lugar testigo del paso del tiempo y guardián de tradiciones y costumbres. Considerada por muchos “la ciudad más bonita del mundo”, la capital andaluza reúne los requisitos indispensables para que el que pisa sus callejuelas, plazas y avenidas siempre quiera volver y pasear por cualquier rincón que el destino caprichoso ha querido ubicar en tan bello y privilegiado espacio.

Barrios y callejuelas protagonistas de multitud de leyendas e hitos que han pasado a la memoria de los sevillanos, la nomenclatura de muchas de sus calles no son casualidad sino recuerdos y escenarios de hazañas legendarias, transformaciones urbanas necesarias para adaptarse a los nuevos modelos de vida y homenajes a personajes ilustres de tan leal ciudad que un día los vio nacer. Multitud de hechos dan titulo a plazas cuyo nombre pronunciamos casi a diario con nuestros familiares y amigos… “Nos vemos en la Campana” ¿Sabías que en la misma plaza hubo un almacén propiedad del ayuntamiento con todo lo necesario para extinguir los incendios que asolaban la ciudad siglos atrás? Éste, es solo un ejemplo de los distintos usos y hechos por los que hoy, calles y plazas reciben determinados nombres siendo algunas de las más curiosas la céntrica calle Cuna o la mismísima calle de la Sierpe (actual Sierpes) sobre la que oscilan varias hipótesis, desde que en sus alcantarillas vivía una gran serpiente que devoraba a los niños por la noche hasta que debe su nombre a una popular cruz de cerrajería que poseía cabezas de serpiente, explicando así el origen del nombre.

Hipótesis que, en nuestras rutas, podrás disfrutar acompañado de un ambiente único en lugares que son escenario de hitos y hechos que jamás olvidarás aprendiendo el significado de muchas calles y a su vez, la Historia de la ciudad milenaria de Sevilla.